La mejor calefacción para su hogar.

sistema calefaccion central

Los sistemas de calefacción han recorrido un largo camino desde las humildes chimeneas, y aunque los avances tecnológicos y las nuevas opciones han hecho que calentar el hogar sea más eficiente que nunca, la cantidad de opciones disponibles en la actualidad puede hacer que seleccionar un sistema de calefacción parezca desalentador.

Cómo calientes tu hogar es extremadamente importante. El mejor sistema de calefacción no solo lo mantendrá cómodo durante el invierno, sino que también ayudará a mantener tus facturas de energía lo más bajas posible.

¿Te preguntas cuál es el mejor sistema de calefacción para tu hogar? Desde el gas hasta la biomasa, te brindamos una descripción general de los diversos sistemas de calefacción disponibles.

Por eso, saber más sobre los diferentes tipos de calefacción del mercado, así como sus ventajas y desventajas, te ayudará a evaluar qué sistema es mejor para tu hogar y a tomar una decisión más fácil.

Sigue leyendo para obtener más información sobre los diferentes sistemas de calefacción disponibles para tu hogar.

Sistema de calefacción central de gas.

Si tu vivienda está conectada a la red de gas, un sistema de calefacción central de gas suele ser la opción más barata para calentar tu hogar.

En el centro del sistema, una caldera quema un combustible, o a veces hay un “intercambiador de calor” y esto calienta el agua que alimenta la red de tuberías. El agua caliente circula a través de un sistema de tuberías que se conectan a los radiadores en toda la casa.

Los radiadores, a pesar de su nombre, no solo emiten calor radiante, de hecho, entregan la mayor parte de su calor a través de la convección; el aire calentado por el radiador se eleva de forma natural, y el aire frío cae en relación con él, como resultado, el aire caliente circula y la atmósfera en una habitación se calienta.

El combustible más común utilizado en las calderas es el gas natural, seguido del combustible de calefacción y ocasionalmente el gas licuado de petróleo (GLP).

Las nuevas calderas de gas deben tener una eficiencia de alrededor del 90% o superior (una calificación de eficiencia energética A o B) y generalmente utilizan tecnología de condensación para lograr esto. Si tu caldera tiene más de quince años, te recomendamos que la reemplaces por una nueva de bajo consumo.

Como ventajas podemos destacar: no producen ruido, probablemente sean el sistema más económico y distribuyen el calor de una forma más regular.

Calefacción mediante bomba de calor.

calefaccion exterior electricaLas bombas de calor usan refrigerante para absorber calor de fuentes externas, como el aire, el suelo o incluso un cuerpo de agua, y luego usan un intercambiador de calor para transferirlo al interior. (El intercambio de calor también se puede revertir para refrescar un hogar).

Los tipos más comunes de bombas de calor extraen energía térmica del aire ambiente o del suelo. Las bombas de calor, en general, se están convirtiendo en opciones de calefacción cada vez más populares para los propietarios.

Aunque las bombas de calor de fuente de aire y de fuente terrestre pueden ser más costosas que los sistemas de calefacción convencionales, pueden proporcionar importantes ahorros de energía en las viviendas de climas templados.

Ventajas: Alta eficiencia energética; se pueden utilizar durante todo el año para calentar y enfriar; puede proporcionar ahorro en agua caliente si está equipado con un condensador, un accesorio que transfiere el exceso de calor a un tanque de agua caliente.

Desventajas: A bajas temperaturas exteriores pierden rendimiento; las bombas de calor de fuente terrestre pueden ser costosas de instalar y alto precio de la electricidad.

Calefacción de suelo radiante.

Los sistemas de calefacción de suelo radiante son en realidad uno de los métodos de calefacción interior más antiguos del mundo. En la Antigua Roma, las habitaciones se mantenían calientes gracias a las chimeneas debajo de los pisos de piedra. El aire caliente ingresaba a estos conductos de incendios que los esclavos mantuvieron activos en una parte separada del edificio. Aunque este proceso fue extremadamente efectivo, requirió grandes cantidades de mano de obra esclava para mantenerse y, por lo tanto, generalmente se reservó para espacios públicos.

Hoy en día, hay dos tipos principales de calefacción por suelo radiante: eléctrica y por agua. Los sistemas de calefacción de piso radiante eléctrico consisten en bucles de cable de resistencia que se situan debajo del piso en un patrón en zigzag, y los sistemas por agua están formados por bucles de tubos de polietileno llenos de agua caliente. Ambos sistemas funcionan a través de radiación térmica. Este sistema a parte de calentar el aire en una habitación, mediante la radiación térmica transfiere el calor directamente a las personas y los objetos que se encuentran dentro de él.

La calefacción de suelo radiante por agua caliente suele ser más rentable que un sistema eléctrico si planeas calentar varias habitaciones o incluso toda la casa. Los métodos populares no eléctricos incluyen calderas de gas, aceite de combustión o leña y calentadores de agua solares.

El suelo radiante es el más caro de instalar y mantener ya que para ello hay que levantar el piso.

Calefacción de biomasa.

Las más conocidas son las de pellets. Las estufas de pellets automáticas tienen una eficiencia del 85 al 90 por ciento. Extienden el calor a través de la convección, en lugar de la radiación tradicional, lo que significa que la habitación se calienta de manera más uniforme y eficiente mediante un ventilador.

Son limpios y fáciles de usar, con encendido automático y control termostático. Tienen una tolva integrada, que automáticamente llena el combustible. Por lo general, contienen suficiente combustible para funcionar de uno a tres días.

También es posible agregar una caldera trasera a estos. Las calderas de biomasa pueden reemplazar las calderas de aceite o gas para calentar agua caliente y radiadores (o calefacción por suelo radiante). Queman troncos, astillas de madera, pellets de madera u otras formas de biomasa.

Controlan la cantidad de combustible y aire suministrado a la cámara de combustión. Como resultado, son altamente eficientes y las emisiones son bajas. El mantenimiento es mínimo, aunque deberá limpiarlo y eliminar la ceniza una vez al mes.

Es un sistema a tener en cuenta debido al precio del kg de pellet y que resulta bastante ecológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Aquesta web utilitza cookies. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment per a l'acceptació de la política de cookies, punxa l'enllaç per a més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies